Marketplace: el mejor método para practicar e-commerce

Vemos todos los días nuevos modelos de negocio rentables, pero no veo hablar de una forma de practicar el comercio electrónico que está dando muchos beneficios. Me refiero al Marketplace, una especie de centro comercial electrónico donde puedes encontrar de todo y vendido por muchos vendedores distintos. Os contamos en qué consiste.

Concepto

Viene a ser un espacio o página web en la cual se ofertan productos de todo tipo con dos posibilidades de venta: que lo venda la propia web, o lo venda un vendedor externo. Aquí es donde entráis vosotros, ya que vendéis vuestro producto en ese “centro comercial”, aprovechándoos del tráfico que tiene la web y de su posicionamiento.

Sin embargo, hay que tener en cuenta muchas cosas porque no es todo tan bonito como parece. Una de las desventajas de vender en un Marketplace es que muchos te imponen comisiones por venta o te cobran una suscripción que tienes que pagar, incluso, te exigen ciertas condiciones para la venta o envío de productos.

¿Por qué es tan buena opción?

La principal razón es que nos podemos aprovechar del posicionamiento web que tiene el Marketplace y del tráfico que hay dentro de él. Debéis de saber que la mayoría de comercios electrónicos que inician su andadura en España fracasan, siendo sólo el 1% el que logra salir adelante. Emprender en un Marketplace tampoco nos asegura nada, pero correremos con menos gastos en concepto “web”.

Pensad que no tenéis que contratar a diseñadores o programadores web, que no tenéis que contratar a una agencia de posicionamiento SEO o SEM para que os hagan visibles. Simplemente, os encargaréis de lo básico: vender, enviar, garantía y post-venta. Seréis un vendedor convencional, pero con menos gastos.

¿No tiene ninguna desventaja?

Sí, pero varían dependiendo del Marketplace que elijas. Ahora mismo, los mejores Marketplace (a nivel internacional) son AliExpress y eBay, ya que no imponen tantas cosas para poder vender en su web. Sin embargo, Amazon impone muchísimas condiciones que ahogan a los vendedores externos, convirtiéndose la experiencia en un infierno.

Por ejemplo, Amazon te obliga a embalar los productos con su etiquetado y prohíbe que pongamos cualquier tipo de publicidad de nuestra tienda en el paquete. Además, sólo podemos comunicarnos con el vendedor externo a través de Amazon o cuando existe un problema entre la empresa y tú. Por no hablar de sus comisiones, que varían según el producto y que sangran brutalmente.

¿Está bien para empezar?

Para mí, es idóneo empezar por un Marketplace, aunque lo mejor es combinar página web externa con presencia en Marketplace, pudiendo beneficiarte de ese tráfico. De este modo, poco a poco, puedes ir saliendo del Marketplace para ir consolidándote en tu propia web.

Este paso es el más complicado de todos porque es cuando se produce la conversión y los clientes quieren seguir gozando de los mismos precios y las mismas condiciones de compra.

Así que ya sabéis, acudid al Marketplace para empezar un negocio es una buena opción.

By | 2018-07-30T15:44:35+00:00 July 23rd, 2018|Uncategorized|0 Comments
Subscribete
Enviar
close-link